PREESCOLAR

En Los Alcaparros se aprende haciendo, se aprende descubriendo.

La idea fundamental durante esta etapa es que los niños tengan unos primeros aprendizajes placenteros y que en la transición de la casa al colegio se genere el menor impacto emocional.

La vida escolar en el preescolar se realiza a partir de experiencias claves y rutinas diarias para propiciar ambientes seguros de aprendizaje que impulsen la iniciativa, la creatividad y las relaciones sociales de los pequeños. Desde la más temprana edad, planear, hacer y revisar y el aprendizaje activo están presentes. Los niños gozan de libertad para escoger y manipular materiales, expresar ideas, realizar planes y proyectos a partir de sus propios intereses, elegir, tomar decisiones, hablar y reflexionar acerca de lo que hacen. La aparición de un insecto en el salón de clases o de flores nuevas en nuestro jardín o el granizo que cae un día se convierten en el inicio de proyectos que los niños realizan con sus profesores para generar nuevos aprendizajes y comprensiones acerca del mundo que nos rodea. Son modos que llevan a los niños a hacerse preguntas y formular hipótesis, a indagar y realizar mapas conceptuales, a explorar, experimentar y plantear soluciones, y luego, a revisar sus procesos y presentarlos en público. Apoyamos la manera natural como los niños aprenden a leer y a escribir a través de tiempos de lectura silenciosa, de la escucha atenta a cuentos leídos por expertos, de los diálogos con autores invitados y de talleres de escritura creativa en los que los estudiantes despliegan su imaginación y fantasía escribiendo e ilustrando sus propios cuentos. En nuestro Preescolar, los niños están inmersos en un contexto bilingüe. Aprenden el inglés de una manera natural, así como lo hacen con su lengua materna; aprenden a hablar, hablando, por una necesidad comunicativa, en la que el vínculo, el lenguaje corporal y el juego llenan de sentido este aprendizaje.

APRENDIZAJE ACTIVO

A través del aprendizaje activo, y con el apoyo de dos maestras por grupo, los niños gozan de libertad para escoger y manipular materiales, expresar ideas, realizar planes y proyectos a partir de sus propios intereses, elegir, tomar decisiones y hablar y reflexionar acerca de lo que hacen. Durante esta etapa se valoran y promueven el arte, la música, la expresión corporal y las actividades lúdicas como herramientas para desarrollar la autoestima, la autonomía y la creatividad, fortalezas necesarias para desempeñarse de manera exitosa en el mundo de hoy.

Se apoya el aprendizaje de la vida en comunidad al ofrecer oportunidades para experimentar nuevos sentidos para relacionarse con otros, con la naturaleza y consigo mismo. Los conflictos sociales se consideran una oportunidad para modelar y trabajar con los niños estrategias de resolución de conflictos que favorezcan el desarrollo de habilidades sociales, el reconocimiento y el manejo de emociones y la autorregulación.

MOTIVACIÓN INTRÍNSECA

En nuestro Preescolar se parte de la curiosidad y del interés de los niños por aprender, por descubrir  y por explicarse el mundo a partir de sus propias experiencias. Las situaciones significativas de aprendizaje, cuidadosamente diseñadas por los profesores de acuerdo al nivel de desarrollo de los niños y teniendo en cuenta la manera como aprenden, hace que disfruten del proceso de aprender y hacer que se sientan competentes y exitosos. Los proyectos que hacemos con los niños son un elemento clave de nuestra propuesta pedagógica, que favorece la motivación intrínseca, así como una mentalidad de crecimiento.

EXPERIENCIAS CLAVES

¿Cómo aprenden los niños en edad Preescolar? ¿Cuáles son el tipo de experiencias de juego y actividades a través de las cuales los niños se apropian del mundo? ¿Cómo hacen descubrimientos y logran un entendimiento del mundo? Estas son algunas de las preguntas que nos guían para plantear un currículo que se adapte a las necesidades reales de los estudiantes de acuerdo a la etapa del desarrollo en la que se encuentran y de acuerdo a las formas cómo aprenden mejor.

Estas experiencias claves para el aprendizaje que generamos los adultos, buscan que los niños alcancen su máximo potencial de desarrollo, a partir de la construcción y consolidación de conceptos en siete ámbitos del desarrollo: iniciativa, relaciones sociales, representación creativa, pensamiento lógico matemático y científico,  lenguaje y lectoescritura, música y movimiento.

A través de estas experiencias los niños desarrollan la autoestima, la autonomía, la creatividad, la iniciativa, aprenden a pensar y a resolver problemas, fortalezas necesarias para desempeñarse de manera exitosa en el mundo de hoy.

En la siguiente etapa estimularemos sistemáticamente la formación de las competencias de pensamiento que ejercitarán de por vida.