DESARROLLO HUMANO

Nuestra brújula es el desarrollo humano como una meta en sí

Pretendemos que cada estudiante desarrolle al máximo su potencial, pero sabemos y aceptamos que existen ritmos y necesidades diferentes. Esa heterogeneidad es esencial a nuestro proyecto y al tipo de sociedad por la cual trabajamos.

Buscamos desarrollar las fortalezas de los individuos, las familias y la comunidad con estrategias de apoyo. Nuestros equipos de psicólogos, profesores y Learning Center están encargados en cada escuela de realizar el seguimiento a los estudiantes desde una mirada particular que reconoce las fortalezas y necesidades de cada uno de ellos.

Entendemos que el colegio es una comunidad, un micromundo en el cual el niño entiende qué es la sociedad, cómo es el mundo de verdad. De Alcaparros debe salir con el convencimiento de que se puede tener una vida amable cuando uno pertenece a una comunidad, comparte sus reglas y participa activamente de un grupo humano. Por eso hemos diseñado programas que buscan lograr entre los niños el reconocimiento del otro, la validación del otro, un aula de clase respetuosa  y responsable que se configura a sí misma a través de acuerdos. Estos están enfocados a desarrollar habilidades sociales como la comunicación asertiva, la resolución de conflictos, mediación y toma de decisiones; programas de prevención del consumo; programas de cuidado, formación ética, proyecto de vida y manejo responsable de la sexualidad.

Realizamos encuentros con padres y profesores sobre temas fundamentales desde la perspectiva del desarrollo humano, como desarrollo emocional, resolución de  conflictos, manejo de límites y consecuencias, comunicación, género, afectividad, proyecto de vida y ciclo vital, entre otros.

Hemos abanderado la educación para la paz. Nuestros programas de Resolución de conflictos y de Formación en comunidad han sido ampliamente reconocidos.

Comunica Cuidado se refiere a cuidar la red de relaciones que una vida en comunidad va tejiendo. Apoyar el desarrollo moral y ético y el aprendizaje de la vida en comunidad es más efectivo cuando los adultos proveemos a los jóvenes de oportunidades para  experimentar nuevos sentidos para las relaciones con los otros, con la naturaleza y consigo mismo.

Creatividad, imaginación y curiosidad: Alcaparros pasado, presente y futuro!